Un adulto ‘infiltrado’ en la escuela infantil

«No sé si las investigaciones me acompañan, pero siempre he conceptualizado a los bebés como pequeños e inocentes neoliberales, tendentes al egoísmo, no muy dados a compartir ni a tener en cuenta a los demás. Solo les importa su supervivencia… pero son tan adorables que nos da igual. Además, son los portadores de nuestra carga genética y objeto de nuestros mimos. Luego, mediante ese proceso que llamamos educación, los vamos convirtiendo en florecientes socialdemócratas y fans de la Agenda 2030, es decir, civilizándolos y preparándolos para la vida en común. Eso comienza en la escuela infantil. Sí, tendrán que pagar el IRPF, igual que ahora tienen que compartir el muñeco con el de al lado….»

Leer todo el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram